Las visitas son de:

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.
Es mi hermano Javier Ardanaz presentando su disco.

Alejandro y la osa en el taller. Video de la nación (viva Perón, carajo!!)

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.
Vista de algunas pinturas realizadas por los niños del lugar.

Eloísa y Yiyi Jambo.

Eloísa y Yiyi Jambo.
Stand de feria del libro de Asunción.

Stand Feria de Asunción.

Stand Feria de Asunción.
Talleres de pintura y armado de libros.

Con Arami Mburucuyá.

Con Arami Mburucuyá.
En Paraguay, localidad de Luque en el fondo de la casa de Meza.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.
El poeta frente al diseño del stand en Asunción.

Eloísa en Asunción.

Eloísa en Asunción.
Foto parcial del stand compartido con Yiyi Jambo.

lunes, 11 de agosto de 2008

Con Manuel Alemián...




Naranjas mariposas rojas


El espíritu nutre a mi corazón.
El espíritu no fue al Colegio de Las Flores
ni come de la compotera fresca fruta litoraleña,
fresca al sol y a la sombra la mora, la mandarina.
Un beso tierno y jugoso de chinita amable,
juguetona en mis tristes pupilas.

El tiempo se va desangrando
y los segundos comienzan a escaparse,
y el tiempo y la sangre, es la sangre que marcha.
Mancha en el hematoma al tiempo que la sangre
inunda la cabeza, las arterias, el cuello,
y chorrean flores rosas y amarillas
y como una amaplola en flor
los sentidos aparecen distorsionados
por el exceso de metrallas dispersas, en ramillete,
y entonces, ¿será una provocación enterarse
de qué es derecha y qué izquierda
en las orejas de los oídos sordos,
de los líquidos del cuerpo que se agolpan
en los pulmones y se acaba el aire?

El sistema nervioso será un cuadro
que miraré más tarde, perplejo, y repasaré en mi mente.
Un cuadro de dolores, de colores señor Martel.
Señor, Julián Martel desenmascara la moralina
pobremente o por complicidad argentina.
El Gran Paraguay prefiere estimar a tener que constatar.
Paraguay constata poco y estima demasiado,
¿eso está bien?
Y siempre hay que escoger antes de acabar,
de abarcar.
Y el mundo nace en tre colores, los del Paraguay, ay, ay!
Colores: rojo, azul, blanco, horizontales.

“Querido Martel:
Acabo de leer tu libro,
como si fuera un paisaje observado desde la ventanilla de un tren.
Saber los fenómenos que nos rodean y transmitirlos
es una facultad mental de los que han nacido como usted, escritores”.

Los millares de muertos, los eucaliptos
y la lluvia en Curupaití, el humedal de sangre,
la muerte de Dominguito,
el encuentro de Mitre con la guarida del Mariscal,
el Glorioso Mariscal López del Paraguay,
escondido como un tigre del impenetrable.

Reviso las formas del vegetal, del añoso.
¿Hendiduras que iluminan equivocaciones?
¿La vanidad y la obsecuencia son de mis compatriotas?
¿Me debo a la Federación o a la civilización?
¿Sarmiento invita o equivoca?
Una cena con Emerson, Boston, Longfellow,
Cambridge, Nueva York?
¡Halague su vanidad!
¿Confiesa haber asesinado a Chacho Peñaloza?
¿Admira la tiranía de Lincoln?
El futuro me tendrá en una piña para echarme
de la historia en que me escriban en tinta verde,
azul del mar de Patagones a Brasil,
desactivando la bomba de Washington.
La luz se posará en la patria
como en una porcelana, otra porcelana.
Los hombres jugarán con el mundo y las estrellas.
El oro, la plata y la sangre de nuestros soldados
terminaron por abonar la selva chaqueña,
y todo en su enderredor.

Río Pilcomayo.

Mariposas azules, rojas y blancas, naranjas
y la arena color marrón.
Los adjetivos van uno y otro, uno y otro,
en los cuerpos desmembrados en el campo de batalla.
Vuelan y brillan texturas y los colores
de los cuerpos de la muerte, de las lecciones
que no tendrán los hijos de los hermanos paraguayos.
En esta selva de quebrachales,
Inglaterra, Estados Unidos, Brasil y nosotros
al frente de la máquina estruendosa de la barbarie.
¿Será verdad que se fundaron ciudades?
¿Será verdad que Urquiza no se cansa
de proclamar capitales?
¿Será cierta la simetría de las naciones libres
con los insectos que infectan los campos de batalla?

Mariposas. Mariposas. Mariposas.
Mariposas rojas,
azules
y blancas, naranjas y mandarinas,
tunning del Paraguay.
Cuchillos hallados en el barro, metralla,
lanzas clavadas en cabezas, diosas falsas,
banderas disueltas en azúcar, congresos, poderes,
estrategias, mutilados, exterminados,
mariposas, ángeles
libando la sangre
como vampiros negros,
negros y naranjas.



A medias con Manuel Alemián
El correspondiente mail de fecha jueves 30 de marzo de 2006, 08:31 pm


Decía:
Fijáte Ricky qué te parece. Todavía está sin corregir.
Nos vemos el sábado, yo caigo tipo 18hs.(Por el local...)

Salud!

Manuel.