Las visitas son de:

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.
Es mi hermano Javier Ardanaz presentando su disco.

Alejandro y la osa en el taller. Video de la nación (viva Perón, carajo!!)

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.
Vista de algunas pinturas realizadas por los niños del lugar.

Eloísa y Yiyi Jambo.

Eloísa y Yiyi Jambo.
Stand de feria del libro de Asunción.

Stand Feria de Asunción.

Stand Feria de Asunción.
Talleres de pintura y armado de libros.

Con Arami Mburucuyá.

Con Arami Mburucuyá.
En Paraguay, localidad de Luque en el fondo de la casa de Meza.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.
El poeta frente al diseño del stand en Asunción.

Eloísa en Asunción.

Eloísa en Asunción.
Foto parcial del stand compartido con Yiyi Jambo.

jueves, 3 de julio de 2008

FRAGMENTO DE LIBRO ÓPERA- INÉDITO de Pablo Queralt

música del ensayo como partículas leves

en la mañana que se hundirá en el blanco

recuerdo casi niebla en la que llega

el poema a su dulzura

cuando todo alcanza ese imperio

de la voluntad en el minuto de goce

canto

Levanto la cortina a otra escena

y en ese desparpajo de rostros cantos busco el centro tonal

el color de cada voz,

aprendo

y si compongo oraciones por qué no componer música

como personas en cada espacio

en esta escala.

Orfeo busca en otros mundos a su esposa muerta

pronto cruzás el otro puente y entrás en aguas

profundas,

la música dramática el poderoso viaje

en un mundo de esclavos y juguetes

historias de 2 ciudades, la ópera entre fuegos cruzados

Y en ese nacer a la ópera, una mujer a caballo desnuda con su pelo

al viento como bandera de agua y espuma,y en sus ojos agitadas rosas

y soles cayendo por el piso en el clamor de su voz de fango y de sangre.

Paula Peyseré o cuando el caos es un cómplice eficiente del amor de la poesía.

Paula Peyseré en Las Afueras.
Alabado sea el caos como método de construcción.

Hablando con Paula, muy rápidamente para ser lo más sintético posible, por estar en medio de la Feria del Libro Independiente y Autogestiva, (todo un marco despreocupado, libre y contenedor para tremenda serie de confesiones, en el medio de cientos de personas hablando a los gritos, tomando cerveza, chocando sus cuerpos para desplazarse por un lugar mínimo y elemental para difundir y vender poesía –es mi caso- (comprando libros, artesanías, fumando...) le dije que había leído las afueras y me había gustado mucho y estaba sorprendido por la maquinaria constructiva.
Paula me miraba con los ojos grandes y una sonrisa que se le escapaba de la cara.
Se le salía del cuerpo. Se había puesto, contenta, de verdad. Le dije que era sorprendente el caos. Pero que como todo caos, es aparente. Detrás de ese desorden había un andamiaje bien sólido. Y hasta usado sin inocencia. A propósito.
Eso la hace una poeta adulta.
Y dentro de ese método de construcción o plan (y que no importa que esté pensado
de antemano) se me hace necesario destacar lo que llamaría “el capilar del desorden”. “El átomo del desorden”
ó “la porción mínima, puta y elemental de la construcción de ése desorden”.
Una gran mayoría de versos en la mayoría de los poemas, tiene a la fractura como común denominador de la sintaxis. Sobre todo en Dibujamos toda clase de personas, que al mismo tiempo está partido en fechas.
No sé, no quisiera detenerme en citarla, puede tornarse un poco soporífero, delicado y traumático. No tengo ganas. Prefiero continuar y dar por sabida ciertas cosas. Estas especificaciones siempre me resultaron insoportables en mi paso por la facultad, al tener que confeccionar monografías, por ejemplo.
El yo poético de Paula Peyseré habla de cosas cotidianas que la atraviesan.
Y pensamientos, que su vez, quiebran el relato de la cotidianeidad. Y que provocan una ebullición constante y sostenida, interceptada por verdaderas maravillas como joyas, como perlas preciosas en el fondo del mar.
¿Síntesis de la percepción? ¿Minimalismo?
Combina esa especie de avanzar raudamente hacia algún lado, por el solo hecho de gozar con el trayecto. Un método dentro del método: transcurrir.
Y uno siente que el yo poético goza al tiempo que transita. Vive plenamente,
al tiempo que se aleja del comienzo.
La casa, las amigas, las compras en el almacén, el barrio, las vacaciones en Mar
del Tuyú, el perro, el colectivo. Hasta el mismísimo Echeverría con La Cautiva
nos marca que la Universidad puede tener la luz de lo cotidiano y que el comienzo también es una acción.
Nunca es fijo. Ni plano. Ni estático como una roca.
Me llena de alegría haber que existe una poeta que sabe mostrarme cosas nuevas en cada lado. Y para ser más precisos, sobre todo en las afueras.
05-05-08

Birelli Lagrene, Mike Stern, Pat Metheny, Germán González, Juancito Sosa, "el negro" Sergio Ríos, John Scofield, Luis Alberto Spinetta, y yo.

Nunca escuchaste a Birelli Lagrene...?
Es un guitarrista de jazz y fusión de puta madre,
de origen belga-francés. Compositor.

Es algo similar a Mike Stern, por momentos
y por lo ácido al componer e interpretar,
pero menos repetitivo que Stern.

Tiene tintes muy latinos.
Sobre todo en el ritmo y los instrumentos que lo acompañan.
Seguramente Germán lo conoce...
Germán sabe un toco de música.
Yo lo conocí gracias al disquero Juancito Sosa.
A Germán, no. A Birelli...!
Hace 20 años que lo conozco a Juan...
(Che, ojo quiero que sepas que para mí Stern es un groso!
Ojo, cuidado...! Eh...
Ya él haber sido guitarrista de Miles en su última época...
La más revolucionaria. Habla por sí solo...
Y es más, ésa fue la época que se reveló en el mundo, la joya John Scofield...!
Que venía tocando con Miles. Qué violero, por favor...!)

...Ves eso... Eso... Sentís las escalas?
¿Ves? ¿Sentís a los parlantes cómo hacen vibrar hasta tu pelo?
Te pasa cada vez que el tipo completa una escala con los graves.
¿No percibís cuando las cuerdas más gruesas (más graves)quedan vibrando
y ronronean sobre los trastes de metal de la guitarra...?
¿Las escalas son desde los agudos a los graves.
Ves? Te das cuenta?
(Si te fijás, esa es una característica de muchos guitarristas de jazz.
Salvo Pat Metheny...y no agrego nada porque a ese tipo
hay que escucharlo.
O mejor verlo. Está totalmente sacado del mundo, de la galaxia...
No puede ser que exista un muñeco así.
El tipo se le desarma todo el cuerpo mientras va ejecutando una escala.

Ves? Lo que te decía antes? Es muy desparejo...
Mirá lo que toca ahora?
Es algo así como música San Francisco.
Es medio poronga... Todo lavadito.
Mucha asepsia. Esto es el blues de plástico y plastilina...!
Es algo extraño, medio pedorreico.
Saltar así, de comerte un panqueque con dulce de leche
a comer una ensalada de radicheta con ajo... y sin escalas...
Pero si él fuese Larry Carlton, sería otra cosa
... Carlton... Otro muñeco maldito alucinante...
Pero esas cosas las hizo él, diez años antes,
y con el mejor de los niveles...
(Te conté que lo fui a ver cuando vino en el ´84, o el ´83...
por ahí... Con mi amigo Sergio?
Traía a Alex Acuña, lo acompañaba en percusión.
Venía de tocar, nada más y nada menos que con el Weather Report
de Jaco Pastorius.

Y el batero que trajo Larry Carlton había tocado con Frank Zappa.
Pero te digo que Alejandrito Acuña era un equeco.
Viste el muñequito de cerámica con bolsitas cargadas en la espalda...?
Bueno, que se le pone un cigarrillo en un agujerito en la boquita...?
Y que te trae fortuna a la casa...?
¡Qué chaboncito lindo!Me acuerdo que hizo un par de intervenciones en castellano.
Increíble! ¡Un muñeco chiquito, del altiplano peruano!
¡Tocando con esos nenes!
¡Eso era surrealismo puro! Faltaban Dalí y Paul Eluard haciendo coros.!
Morochón, pero con rasgos indígenas y con un lindo pelo negro largo.
(Como un Evo Morales peruano y percusionista)
No recuerdo bien pero creo que entre todos sus “cascos” de percusión,
había un ¡bombo legüero!
¡Qué groso! Por favor...! Imaginate...! Me mueroooo!
!Qué recuerdo hermoso... Y ya me estoy emocionando...
Era en un bolichón llamado “Jam Jazz Bar”.
Era un bar,en la calle Federico Lacroze. De Belgrano.
Recuerdo que había ido con mi amigo el negro Sergio Ríos.
Él me aleccionaba con esa corriente musical.
Compraba la “Guitar Player” que traía unos disquitos muy finitos
y flexibles de vinilo.
Otro groso el negro. Así conocí a Living Colour, Satriani, Steve Vai,
al hijo de Zappa Dweezel, en una grabación en vivo... Donde Frank,
el papá, le hace tocar el solo en un tema del álbum –them or us-
“Ellos o Nosotros”.
El tipo toca el solo en “Sharleena” a 1.500 km por hora...
Al mejor estilo Steve Vai, que al margen, fue su maestro
en aquellos años.
Ojo que no es un lindo solo, ojo. Pero para mí fue una novedad...
Algo totalmente inusual, que el papá, el más grande de todos los tiempos,
lo haga tocar un solo.... Y en vivo...! Me partió la cabeza.

El negro Ríos.

Ah, sí, el negro Sergio alquilaba un departamentito chiquitito en planta baja
en la calle Curapaligüe del otro lado de Rivadavia. (La continuación
de Donato Álvarez.)
Dos ambientes. Oscuro. Húmedo. Terrorífico. Espantoso.
Nunca le dije nada al respecto, pero siempre sentí que estaba pagando una condena por
haber dejado la casa familiar. El negro no tiene mamá.
(Se le había muerto cuando era chiquito.)
Unos nacen con estrellas y otros nacen estrellados
Vos no sabías si era de día o de noche, o si llovía, o si hacía frío, o calor.
O si nevaba o caían soretes de punta.
O si ya había explotado la bomba de neutrones.
Salías al patiecito oscuro y húmedo, con paredes altísimas.
Y el cielo estaba allá arriba, recto, a 45 metros.
Se escuchaban todas las conversaciones de los vecinos.
Era algo insoportable.
Los vecinos le tiraban de todo por ese pulmón de edificio.
Y había que juntar desde pañales cagados hasta toallitas femeninas.
Cadáveres de bebés recién nacidos, fetitos, cabezas decapitadas,
pelucas telefónicas, piernas ortopédicas...
Bueno, está bien, es un chiste.
Pero era un padecimiento total vivir en esas condiciones.
Y el negro era un capo. Se bancaba todo con su buen humor habitual...
“La culpa la tiene la culpa.”
Acto seguido, el negro se casó con Claudia (una compañera de trabajo
que le presenté yo y una novia que tenía en aquel momento...)
Muchos de mis amigos hicieron el ensayo de vivir solos,
Cuando yo me fui a vivir a Floresta, a Martinez Castro y Directorio.
Pero bueno no todos hicieron el mismo itinerario.
Por ejemplo, Marcelito Bianco se había ido a Vicente López.
A la avenida del Libertador a un edificio a estrenar.
Pero Marcelo laburaba en BRIDAS, que que era un petrolera
de un grupo multinacional o de los Macri. No sé.
Frente a la plaza San Martín, en Retiro.
Y contrastaba con el negro, que laburaba en el Banco Holandés
de la avenida Acoyte y Avellaneda, en Primera Junta.)

El señor Spinetta
o cómo medir el espesor de la música
si el corazón está totalmente invadido por el amor
y la devoción.

Te lo presento.
Es el señor Spinetta.
Zappa y él son... como J.Sebastian Bach y Piazzola. O Modigliani
y Petorutti.
ó Pound y Elliot con Gelman y Girondo juntos.
Esto es del ´89. Corresponde a su prolongada etapa solista luego
de “Spinetta Jade”
(A mi entender, lo más groso
que apareció en éste país en los últimos cincuenta años. O más.)
Tal vez haya sido la época que nos tocó en el ´82, ´83.
Spinetta Jade se bancó a los milicos asesinos vendepatria
(y al servicio de la oligarquía de siempre...)."...

Abre tus viejas cosas.
Junta tu maquillaje.
Alguien se acerca. Cierra los ojos, siéntate.
Dale gracias por estar.
Dale gracias por estar cerca de ti...."

"...Entre los viejos muebles prende otro cigarrillo.
Esa poesía viene a buscarte, y además...
Dale gracias por estar.
Dale gracias por estar cerca de ti...

Este ensueño es un silbido más en el viento.

Recuerda
que un guerrero no detiene jamás
su marcha..."

“ Dale gracias”. Del álbum “Alma de Diamante.”1983 – Ratón Finta ediciones.


No voy a hablar de su poesía. Sería demasiado y además no estoy capacitado.
En otro momento voy a escribir El Primer Pequeño Spinetta De Bolsillo.

Y en ésos años tocaba con todos músicos nuevos,
re-profesionales y talentosísimos.
Ahí aparecieron Javier Malosetti en bajos,
Jota Morelli en batería,
sucediendo al gran Pomo,
que venía de estar con el flaco desde Pescado Rabioso.
Guillermo Arrom en guitarras.
¡Y el mono Fontana en las teclas! Sucediendo a Diego Rapoport
y a Leo Sujatovich...!
Tremendos músicos.
También ahí llego al país el midi, el roland, el sampler.
Todos complementos de las guitarras y los teclados
que eran usados por los grandes grosos del pop y del jazz del mundo.
Luego todos éstos muñequitos siguieron tocando en sus respectivos proyectos musicales.
El flaco componía música con el mono Fontana y se dedicaba escencialmente
y casi exclusivamente
a “cranear”
sus imágenes en las letras.
El tipo estaba tranquilo y se internaba a escribir...
Artistas imprescindibles para la cultura de un país independiente."


...Descubrir que somos hueco cartón.
Un espejo que se mira en el espejo.
Descubrir que sólo somos formas que no se dicen..."


“Cielo invertido”. Del disco “Don Lucero”.1989 - Del Cielito Records -


Hecho En Buenosayres Miserable. Dedicado a mi adorada yogui profesora Mabel Sucari
que soporta los 18 de presión arterial.
Y se exilia del amor carnal.
Cree que es lo mejor porque imagina que es lo más simple. ( mmm...)
Del 15 al 17 de abril y el miércoles 2 de julio de 2008