Las visitas son de:

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.
Es mi hermano Javier Ardanaz presentando su disco.

Alejandro y la osa en el taller. Video de la nación (viva Perón, carajo!!)

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.
Vista de algunas pinturas realizadas por los niños del lugar.

Eloísa y Yiyi Jambo.

Eloísa y Yiyi Jambo.
Stand de feria del libro de Asunción.

Stand Feria de Asunción.

Stand Feria de Asunción.
Talleres de pintura y armado de libros.

Con Arami Mburucuyá.

Con Arami Mburucuyá.
En Paraguay, localidad de Luque en el fondo de la casa de Meza.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.
El poeta frente al diseño del stand en Asunción.

Eloísa en Asunción.

Eloísa en Asunción.
Foto parcial del stand compartido con Yiyi Jambo.

sábado, 14 de noviembre de 2009

De La Boca a San Pablo, vía Formosa y Paraguay. (2)

La calle esta llena de mujeres desordenadas de hermosura y sumidas en el caos.
Y eso que recién son las 3, que van a ser iguales a las 4, y a las 5 de la tarde.
Hasta que empiece el show a las 9 de la noche.
Tomando gaseosas, comiendo, tomando mate, sentadas por el piso, jugando a las cartas, conversando en improvisados “fogones” tocando la guitarra o escuchando música.
Por mi parte, con el único y loable propósito de no infectarme de contaminación comercial de esa musiquita apuntada a la transformación fácil de las emociones, tengo el equipo de música resistiéndose con Bill Frisell, Gary Burton y Jhon Scofield. Y ráfagas de King Crimson, California Guitar Trío, Adrián Bellew, Robert Frip.

Hace quince días estuve en San Pablo en un congreso de cultura iberoamericano (iberoamericano porque hubo representantes de España y de Portugal, y un invitado de Mozambique –como ex colonia portuguesa?-)
Hacía veinte días había estado en Formosa en una feria provincial del libro y de allí nos pasamos a Paraguay (con mi compañero Juan, que al día que estoy escribiendo esto no sabemos su paradero...) a conocer Yiyi Jambo –la cartonera de Paraguay- y a participar de la feria del libro de Paraguay. Nos habíamos enterado de la feria en Paraguay estando en la feria de Formosa, por eso hicimos los contactos y nos respondieron favorablemente. Acto seguido, nos fuimos en un móvil de la municipalidad de Formosa –que tenía que ir al Paraguay a llevar de vuelta a una persona invitada por los formoseños a su Feria del libro-

Cristino Bogado,
“el domador de yacarés” Amarildo García,
Miguelángel Meza,
y Monserrat Alvarez, fueron las primeras personas que nos hicieron sentir como en casa.
Estuvimos parando, ni bien llegamos, en la casa de Monserrat. Juan (compañero de Eloísa), Federico Torres (nuestro amigo formoseño que tiene parientes en Asunción) y yo.

Preparamos un stand a medias con Yiyi Jambo. El domador hizo todo el diseño del stand.
Con móviles de cartón, libros colgantes, letras en cartón pintadas con colores y diseños personalísimos y muchísimo color.
Los niños venían al stand a las 17 horas y se sentaban por el piso y pintaban sobre cartones, que luego el domador los transformaba en tapas de libros. Algunos papás se llevaban los trabajos, alguno nos dejaba unos pocos guaraníes.
Era impresionante ver a veinte niños, o más por momentos, sentados por el piso, desparramados por dentro y por fuera del stand llevando a cabo sus tareas de embellecer y alegrar los ojos del mundo.
Yiyi rescata autores paraguayos increíbles que reviven el idioma guaraní y lo fusionan con el portugués y el español. Portunhol Salvaje. Uno de los precursores es mi amigo Douglas Diegues, brasilguayo, nacido en Río Grande do Sul.
El punto máximo de mi azombro fue al tomar contacto con la poesía de Jorge Kanese. Temworeí (pornografía para niños) editado por Yiyi Jambo, yo tengo la edición de Jakembó editores (Cristino Bogado, Javier Viveros y Monserrat Alvarez).
Este poeta lleva al extremo la disolución fusión al lenguaje.
Guaraní, portugués, español, pasajes de inglés, no se pueden comprobar las fronteras de cada uno.
Es un solo lenguaje que apunta a la comprensión de lo leído. Siempre. No hay un momento de fisura. Ese fue mi asombro más constante. Es un lenguaje creado y respetado rigurosamente en todo el libro. En cada título y en cada poema.
Aparecen en la mente con la forma de una iluminación provocada por los grafemas dispuestos de tal forma que la X (equis) puede leerse como S (ese) o T o CH o J.
Se puede leer la doble ve, como be larga “...el xuenio del piwe”.

El lugar donde estuvimos parando para dormir con colchones en el piso, bañarnos y tomar mate solamente era el taller de Yiyi Jambo. Ahí los primeros días estuvimos pintando tapas de libros –bajo la supervisión del Domador de Yacarés- que después el domador las intervenía y las preparaba para ser tapas de libros cartoneros.
El lugar había sido utilizado en otros tiempos como salita de jardín de infantes. Era una construcción de cuatro ambientes con baños y fondo, anexado a un colegio primario.
De propiedad de otra poeta, Lucy Yegros. Que vivía en la casa de al lado. Que fue muy amable y simpática y que varias veces nos acercó a la feria en su auto. La feria quedaba a unas 7, 8 cuadras del lugar donde parábamos.
Un barrio impresionantemente rico. Donde se podían ver contrastes bien marcados. Servidumbre y casas con autos importados en sus frentes. Para tomar un colectivo que nos acercase al centro de Asunción había que caminar mínimo 7 u 8 cuadras.
Una zona parecida a San Isidro con el contraste de almacenes o despensas como en el barrio de la boca.

Voy a hablar de otro tipo increíble: el escritor Miguelángel Meza (Caacupé 1955).
Que me invitó a compartir su casa en uno de mis últimos días de estadía en Asunción.
Allí tuve oportunidad de conocer su pequeño taller de Mamacha cartonera en la mítica localilad de Luque. Anduvimos paseando los tres. Miguelángel, Arami Mburucuyá -la niñita más dulce y hermosa ¡que solamente habla en guaraní! ¡Educada en su lengua materna!
La hijita de Meza de tres añitos- y yo, la mañana siguiente, cuando regresaba al predio de la feria en Asunción, pude conocer y caminar por el famoso mercado de Luque luego de una noche de pedo blanco con la infalible y letal caña paraguaya “tres leones”.
Allá en Paraguay, el guaraní es el idioma oficial.
Y es al revés, solamente una mayoría puede hablar el español...
Estuvimos tomándonos fotos con la camarita de Meza, la mañana que volvía a la feria. Arami me había regalado una florcita amarilla, de un yuyito de esos que crecen terreno del fondo de la casa. Eso me estrujó el corazón. Ella estaba fascinada por la flor, no le importaba demasiado el regalo que me había hecho. Creo que siguió la sugerencia del papá cuando le dijo que me la regale.
La miraba, se la acercaba a la cara, la olía... Inmediatamente traté de ponerme la flor en algún hojal, pero estaba con remera...
Entonces me la puse en la oreja. Arami, que ya nos había tomado un par de fotos a Miguelángel y a mí –repito que tiene 3 años- Me tomó varias fotos con la flor en la oreja. Lo admirable fue que el cuadro de la foto comprendía la flor y mi oreja. Nada más.

No quiero olvidarme de nombrar a Orlando Van Bredam, en la provincia de Formosa. Lo conocí por intermedio de Federico Torres y Fernando Acosta, los dos amigos formoseños que se acercaron a nosotros desinteresadamente y hoy tienen la primera cartonera del norte del país. Ñasaindy. Los hemos aleccionado lo suficiente, junto con mi compañero Juan, como para lanzarse al universo de los libros artesanales.
Tuve oportunidad de leer “Colgado de los tobillos. La historia del gauchito Gil” de Van Bredam. De “ediciones el vigía” de Formosa.
“El primer milagro ocurrió en seguida...” así comienza el relato. Minucioso y revelador
sobre la mirada puesta en en el momento del asesinato del mito. “Con sangre de un inocente se cura a otro inocente.” Palabras dichas en el momento de su ejecución, que van a articular la narración, de tal forma que el momento de su muerte dispara distintos recuerdos que describen momentos fundamentales en la vida del gaucho.

Tuve oportunidad de conocer a Mario Caparra, otro poeta chaqueño y hoy editado por Ñasaindy. Un tipo muy simpático y ocurrente. Hemos compartido cenas y almuerzos en el predio de los “galpones culturales” de la municipalidad. (Son galpones de ferrocarril reformados al máximo y preparados como recintos para acontecimientos culturales. Como ser ferias, conciertos, obras de teatro, performances, etc.)
Julieta, una muchacha hermosa y de modales muy dulces, inteligente y emprendedora. Directora y fundadora de la revista “el umbral”.
Ella y su novio Benito fueron los primeros contactos que tuvimos en buenos aires antes
de partir a Formosa. Benito había comprado una cantidad importante de libros para entregar junto al ejemplar de “el umbral”. No les sobra ni un mango, pero igual mueven la literatura latinoamericana por esos pagos. Se las rebuscan y consiguen el manguito.

Tuve la serte de conocer gente muy valiosa.
Verdaderos agitadores culturales.
Junto a Marlene una funcionaria de la municipalidad de Formosa que nos recibió y nos llevó
en su auto a conocer una parte de la ciudad, el primer día. Y siempre estuvo a nuestra disposición.

Luego de dos meses de haber estado en Formosa y Paraguay, tuve que viajar
a San Pablo. Al II Congreso Iberamericano de Cultura y Transformación Social.
En dicho evento, rápidamente me sentí absorbido por la amistad y las decisiones de mi elenco estable latinoamericano, conformado por Lorenzo (carioca), Daphne (paulista), Ana Lúcia (carioca), Mónica y Clamencia (colombianas), pude asistir a instante memorables del congreso. Gracias a ellos y sobre todo a los compañeros brasileños que la tenían re-clara;
A qué conferencia asistir –era un edificio enorme con muchas salas-.
Las alocuciones del ministro de cultura del Brasil, Ferreira, y a las del secretario de cultura del Brasil Célio Turino que levantaron ovaciones dentro del recinto del anfiteatro.
Esto se repitió en su charla el día del cierre que provocó la fiesta final surgida casi naturalmente donde todos,guiados por dos señoras negras hermosas y vestidas de blanco que llevaban velas encendidas. Hicimos una larga cadena humana cantando -los brasileños eran la mayoría- que hacía un círculo por todo el lugar y tomados de la mano
y emocionados hasta las lágrimas.
Lorenzo fue nuestro anfitrión, todo el tiempo. Nos dijo una tarde cuandonos trajeron la cuenta de unos sándwiches: éste es mi país, acá pago yo, ustedes son mis invitados.
Y nos llevó por la ciudad cuando fui a visitar a Carlos Pessoa Rosa y su mujer Lúcia (los referentes de Dulcineia Catadora) que estaban en un puestito muy lindo tipo carpa en una placita de artesanos en un barrio tipo Palermo, plaza Serrano, se despidió (eran como las 17.00) y volvió al hotel tomando el subte y caminando (allá todo es el metro y las combinaciones y caminar luego). Debía estar en el aeropuerto a las 19.00 horas y debía llegar al hotel primero. (Yo hubiese estado loco de los nervios, en cambio el tipo estaba
re-tranquilo –debo decir que me confesó haber padecido una gastritis-)
Siempre fue nuestra guía del espectador dentro de las diferentes charlas dentro del congreso.


II Congreso de cultura iberoamericana “Cultura y transformación social”.

Destacar la función política e ideológica del arte como transformador social.
Ver al artista como agente transformador de la sociedad.
Instaurar la democracia en la participación de la sociedad en todos los procesos culturales.
Facilitar la reflexión ética en la experiencia artística.
Poder compartir la riqueza y la diversidad en el proceso creativo.
Promover y reflexionar sobre la responsabilidad del artista como ciudadano y la valorización de su oficio.

Movimiento de arte solidaria
Es una red nacional de interconexiones en varias ciudades de Brasil donde se trabaja para que la carencia de desarrollo social generadora de excluídos del proceso económico no se convierta también el excluídos del proceso cultural y político.

Arte de transformación.
Apunta a disminuir las diferencias.
Insiste en la armonía social a partir de poder ver y pensar acerca de lo justo y lo bello.
El arte aliada a los procesos psicológicos que posibilitan experiencias sensitivas, sensoriales y poéticas.
Elevando la autoestima y facilitando a los jóvenes otras formas de sacar afuera sus potencias creativas.

Secretaría General Iberoamericana del Ministerio de Cultura del Brasil.

Ohhhhhhhhhhh!!! Nuestros vecinos tienen un Ministerio de Cultura!!!
Viva el general Perón, carajo!!!








Ricardo Daniel Piña
12 al 31 de octubre de 2009
rdpina@yahoo.com

No hay comentarios: