Las visitas son de:

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.
Es mi hermano Javier Ardanaz presentando su disco.

Alejandro y la osa en el taller. Video de la nación (viva Perón, carajo!!)

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.
Vista de algunas pinturas realizadas por los niños del lugar.

Eloísa y Yiyi Jambo.

Eloísa y Yiyi Jambo.
Stand de feria del libro de Asunción.

Stand Feria de Asunción.

Stand Feria de Asunción.
Talleres de pintura y armado de libros.

Con Arami Mburucuyá.

Con Arami Mburucuyá.
En Paraguay, localidad de Luque en el fondo de la casa de Meza.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.
El poeta frente al diseño del stand en Asunción.

Eloísa en Asunción.

Eloísa en Asunción.
Foto parcial del stand compartido con Yiyi Jambo.

miércoles, 13 de mayo de 2009

La bronca de quedar eliminados en 8vos. en la copa libertadores del año 2008 por los muertos de San Lorenzo...

Unos del color de felicidad y los otros,
del mismo color, pero de vergüenza.


Arcos azules. Redes blancas.
Balones rojos. Hinchas que no entienden. Blancos. Blancos.
De un lado rojos
y del otro azules. Blancos. Blancos.
La combustión es espontánea.
Los unos Blancos. Blancos. Blancos. Blancos de felicidad
y los otros Blancos. Blancos. Blancos. Blancos de vergüenza.
Rojas líneas demarcatorias del campo de juego. Blancos. Blancos. Blancos. Blancos.

Quince minutos fatales y todo se hizo azul y rojo.
Todo azul y rojo.
Todo azul.
Rojo todo.

Se está azomando, para siempre, el sentimiento de putear a todo el mundo.
El odio domina mi tranquilidad.
Y no es una ficción, no es un invento.
Es el sonido de un documento histórico que llega por la radio AM.
River con 11 jugadores, perdió contra San Lorenzo con 9 jugadores.
Ganábamos 2 a 0 y en quince minutos. Nos empató y nos dejó afuera.
Blancos. Blancos.

Lo más importante es saber si nos estamos secando la transpiración o las lágrimas,
con la cabeza metida adentro del horno de microondas.
Ese yogur blanco-transparente,
con olor a piedra húmeda y mármol mojado blanco,
con sabor a leche rancia, ácida,
es de venir tomando los fermentos de la impotencia
de querer asesinar a algún dirigente y al destino de ofrecer nuestra sentadera
a los confortables sillones de la gran vitrina de las catástofes del fútbol.

Damos lástima. Me doy lástima.

Somos cadáveres apilados, amontonados.












Y... Ramón Díaz dice,

“Mi equipo es un santo que hace milagros.
Bergessio pone la testa di campello dos veces y pasamos de ronda.
Y punto. No jugamos nada todavía. Los jugadores hicieron
todo el gasto. Y les agradezco este momento de felicidad
y desborde emocional.

Dice el señor Cholito Simeone:

“Queda en evidencia que somos muy gallinas.
De tan gallinas, damos asco.
Y casualmente, no voy a renunciar.
Me voy a hacer echar con una reverenda patada en el orto que me haga volar de la tribuna Belgrano alta
hasta el centro de la cancha.
Y primero: que se me clave la zapatilla en la porción final
del intestino delgado (recto) y tengan que hacerme
una cesárea addidas o nike.
Y segundo: espero caer de cabeza para enterrarme
y quedar definitivamente sepultado para no ver
a tantos hinchas terriblemente enojados y tristes.
Porque soy un forro atómico.
Sí, todos ven que soy muy simpático.
Sí, me sonrío, quietito como perro que lo están culeando.
Sí, yo era muy guapo cuando jugaba...
Pero eso cambió.
Ahora voy a ver a mi mujer al programa
de Tinelli y me pongo medio pelotudo cuidaconcha.
Bá, en verdá, siempre fui medio pelotudo cuidaconcha.”


Andresito D´Alessandro dice:

Que no odia a la dirigencia.
“No. Aunque en la rifa del hijo de puta del año,
siempre se compran todos los números,
porque tienen guita y nada más.
Y son una manga de viejos decrépitos enfermos mentales
que la cuentan todas las mañanas, ni bien se levantan.
(Pero son cornudos igual.)
Ellos saben lo que hacen.
Cuando yo estuve para volver, miraron para otro lado.
Ahora me chupan un huevo.
No. No soy vengativo.
¿Pero y cómo no voy a gritar el gol?
¿Y vos me preguntás si sentía que no debía gritar el gol?
La hinchada me silvó todo el partido, me escupieron,
me tiraron bolsitas de plástico con meo...
esas que se revientan en el piso y te bañan todo...
por eso cuando los garchamos bien en el segundo gol,
mi grito de odio
y las ganas de llorar
y de revancha de haber sufrido tanto en Alemania
porque no me querían traer de vuelta,
fueron tan grandes que se me armó un descontrol tal
que se me salieron los ojitos para afuera de tanta presión intracraneana, se me movieron los dientes, las agmídalas,
se me hizo una baricocele en las bolas,
hemorrides y una hernia abdominal.
Se me armó un derrame con sangre y materia fecal.
Con un espasmo en la próstata y una infección.
Tanta emoción pasó a la vejiga y me terminé meando encima.
¿Te imaginás?
Cuando terminó el partido todos llorábamos
y estábamos, la gran mayoría,
todos meados y cagados de la emoción.
Los esfínteres se nos aflojaron a todos, casi al unísono,
cuando sonó el silbato del referee al final.

Le dejamos la cancha toda cagada a las gallinas.
¡Ahora, que lloren como mujeres despechadas
lo que no supieron defender como hombres!
¡Váyanse a cagar!
¡Lo digo yo, Andresito D´Alessandro!
El que inventó “la boba”...
Y ahora agárrenme ésta boba cuando se me pone gordita.
¡Manga de yeguas mal paridas!

Y Ahumada dice:
que la hinchada no puede rasgarse las vestiduras,
porque son tan responsables como cualquier jugador.
(Desde el centro de la cancha, con la posición de volante defensivo
propone reflexionar para el bien del momento.)
Y lo peor que pudo hacer es comparar a la hinchada,
que sólo saben asesinarse entre ellos,
con la 12 (la hinchada de Boca).
¡Nada más y nada menos!
¡Qué equivocación más terrible!
Todos los descerebrados se le fueron al humo.
Obviamente, como no se hacen cargo de nada,
no saben lo que es eso y le quieren masticar el hígado.



Contra Gimnasia en el Monumental,
¡lo putearon, le cantaron, lo silbaron,
le hicieron carteles para que se vaya!,
hasta que el tipo se desgarró
y tuvo que salir...!

¡Cómo lloraba la tarde que salió campeón!
Estaba infinitamte triste y alegre...
¡Llora Ahumadita quince días después! Y es terrible verlo
en los medios televisivos, hablando y llorando...
((¡El dolor de la revancha! Decir enemigos a los que amé. Decir que amé...))
¡Qué angustia tenía ese pobre cristiano!
Pensar que tiraban maíz para gallinas cuando salían
por el túnel del vestuario, contra Gimnasia & Esgrima...
¡La propia hinchada! ¡Que manga de imbéciles!
Perdón por los imbéciles. No se lo merecen.
Esos mismos tipos lo abrazaron y lo saludaron. Lo vitorearon.
Lo llevaron en andas. Le chuparon las medias. Lo adularon.
Lo eligieron “caudillo” del equipo...



A Crespito Hernán, no le renuevan el contrato en el Internazionale de Milán.
Ultimo momento:

O sea que el riojano Ramón
que lo formó en River y lo cuidó entre plumas blancas y rojas,
desde el América de Méjico, se lo quiere llevar con él.
Quedará libre y Ramón lo quiere.
(...A Ramón lo dejaron ir como un delincuente, de San Lorenzo.)
Y ahora será Crespo. (Quiere armar un equipo que va a dar qué hablar)
No te esfuerces Ramón por torcer tu corazón. No te nutras de viejas aventuras riverplatenses como Crespo.
No te engañes.
Debes volver a tu casa, hermano riojano, formador de ídolos.
Nuñes es tu destino. Monumental es tu fin.



Ricardo Daniel Piña un viernes 9 al jueves 28 de mayo de 2008.
En buenosayres miserable. Ayer, el 8 de mayo, S.Lorenzo nos humilló
y nos dejó afuera de la Libertadores.
Hoy es 10 de junio. Se acabó el conflicto interminable con el campo.
(No creo que sea para siempre... La necedad puede con la riqueza...)
Y el domingo 8 River fue campeón. Parece un final... pero es aparariencia.
Hoy es viernes 4 de julio.
rdpina@yahoo.com

No hay comentarios: