Las visitas son de:

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.
Es mi hermano Javier Ardanaz presentando su disco.

Alejandro y la osa en el taller. Video de la nación (viva Perón, carajo!!)

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.
Vista de algunas pinturas realizadas por los niños del lugar.

Eloísa y Yiyi Jambo.

Eloísa y Yiyi Jambo.
Stand de feria del libro de Asunción.

Stand Feria de Asunción.

Stand Feria de Asunción.
Talleres de pintura y armado de libros.

Con Arami Mburucuyá.

Con Arami Mburucuyá.
En Paraguay, localidad de Luque en el fondo de la casa de Meza.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.
El poeta frente al diseño del stand en Asunción.

Eloísa en Asunción.

Eloísa en Asunción.
Foto parcial del stand compartido con Yiyi Jambo.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Si el burrito reecibe de espaldas al arco y pivotea, la locura y la preocupación empieza a ser de los rivales.




No puedo, no me quedan ganas, es inútil, no insistan.
No nací para tener que memorizar algo ridículo.
Es ridículo imponer la ley de hierro para un plantel que ya empieza a padecerlo...
El domingo pasado ya perdimos contra Banfield.
(Está bien. Nos tuvieron siempre de hijos. 2 x 3 nos ganan.
Pero esta vez, sabían. Ellos ya sabían que no lo iban a ver en el medio,
armando una jugada y levantando la cabeza o recibiendo de espaldas al arco
y jugando de pivote.)

Independiente Rivadavia de Mendoza...
¿Me dijiste que era de la “B” o de la “C”?
¿O de la “Z”? ¿Y está en Mendoza?
¿Pero y a mí que carajo me importa quién es Independiente Rivadavia de Mendoza?
Sí, ya está. Juegan a la pelota. Y sí... ¿y a mí qué?
Se Fue. El muñeco de Simeone no lo quiere. Dice que es un mal ejemplo.
La dirigencia no lo quiere. Dicen falta de compromiso.
Aguilar no lo quiere. Para él dejó de ser el referente.
Y lo peor es que son demagogos todos por igual.
“Sí, porque él... blábláblá... fue artífice de una de las épocas
más gloriosas de River. Junto con Francescoli, Burgos,
el “pelado” Almeida y Astrada...
No lo ayudan pero se llenan la boca con las boludeces preelectorales...
(Siempre están en épocas de elecciones en todos lados, en todo momento
y son los mismos dirigentes que buscan algún mecanismo de legitimar sus cargos...
¡Y eso es demagogia!) ...mentirosos conformistas son todos una manga de ortibas!
¡Las grandes lenguas lamedoras de culos!
Necesitan legitimarse y hacer cualquier puesta en escena
para salir en TyC Sports o en Fox o en ESPN, tanto que confiesan
con lágrimas en los ojos que lo quieren...
¡Ya veo cómo lo quieren! ¡Me cago en ellos!
¿Por qué la dirigencia no lo banca hasta el fin?
Hasta que se muera de cirrosis, si es necesario...
O lo pise un tren o tenga un accidente automovilístico y se parta los cuernos
o se suicide. ¿Por qué carajo River no asume la “paternidad” sobre Ortega?


No lo hacen porque no quieren. Son una manga de oportunistas.
Y no se enteran que es una causa popular, rehabilitar a Ortega del alcoholismo.
Déjenlo jugar. Manga de idiotas. Enfermos mentales.
Déjenlo que llegue tarde a entrenar. No lo repriman, manga de maricones.
Déjenlo que falte. Que haga su vida, carajo!
¿Pero se creen que es un forrito de 15 años? Pero no.
No subestimen a la gente, porque lo que hacen con esto es inducirlo
a que se convierta en un boludito.
Dénle la responsabilidad de levantarse temprano e ir a entrenar con sus compañeros.
Ya es un jugador grande. Tiene experiencia. No lo crean un borrachín.
Que tenga fe y confianza que los mismos compañeros
y el mismo grupo lo va a poner en vereda.
Dejen que actúe la naturaleza del afecto.
La contención natural del compañerismo.

Señores dirigentes, señores del cuerpo técnico:
Nunca nadie es tan malo por chuparse... y andar mamado por el mundo.
¿Quién no se mamó alguna vez?
¿Y armó algún escándalo o una pelea? ¿Quién?
Acá falla otra cosa mis queridos cabezas frescas. Testas di campello.
Nunca nadie se volvió curda porque lo gustaba el vino.

Dejemos de lado todas esos dichos y máximas populares acerca del curda.
Este caso no es un curda perdido porque no tiene trabajo,
y lo dejó la mujer y vive en una villa desde que llegó del Chaco.
No. Este es un tipo que tuvo el mundo redondo, girando delante de sus pies.
Movido por sus pies. Modificado por sus pies. Cuando hablo de sus pies
hablo de su inteligencia, su creatividad, su iluminación. Su talento.
Ortega es el burrito. Amado por toda la hinchada.
El burrito siempre fue un tipo de bajo perfil. Callado. Sumiso.
Estoy seguro que esa sensibilidad que emana del silencio y la reflexión,
lo catapultó al alcohol. En un ambiente de mucha competencia, muy machista
y se ha convertido en éstos últimos tiempos en un ambiente muy clasista.

Pero, lo cierto es que ya no voy a verlo más.
Y verlo en otro equipo, de esta forma humillante,
es peor que verlo muerto.

Las marquitas en el césped no tendrán el número 42 de sus botines Nike
aplastando los tréboles y la gramilla que se extiende por todo el campo de juego
y hasta pasa por debajo de la reja que divide y se va a la popular. Por los pasillos.
¡Rizoma! Hubiese dicho Deleuze...
Rizoma como el mejor ejemplo de un cuerpo
que en el amor divide su magia,
contagia su talento a miles de seres que sueñan
al verlo hacer delicadas maravillas estratégicas con la pelota.
Y piensan ¿qué sentirá al llevarla “atada” a su pie derecho?
¿Hambre de trascendencia?
¿Alegría y placer?
¿Complitud?
¿Alguna vez pensará en Maradona o en Messi o en Riquelme?

¡El amor del “burrito” hace rizoma en la gente que está en la cancha,
y que está en la radio AM!
¡Creaciones exquisitas conjuntas con forma de pelota!
¡Caramelos o galletitas junto a otros futbolistas en todos el pasto
de todas las canchas del mundo!
Saviolita, Aimar y Ayala en España,
Crespo, Cruz en Italia, Cavenaghi y Maxi López en Rusia!
¡Ellos no reconocen las fronteras!
Sin nada más que una esfera de cuero que esparce la magia de celebrar y manifestar
la felicidad de verlo al respirar hondo el perfume del pasto pisado en la destreza,
el surco tallado en el césped por entre medio de las piernas del número cinco (5)
por el costado del marcador izquierdo (3) que viene por acá y yo paso por allá.
Y mira al arquero que está saliendo del arco hacia él...
Y el burro que le da el golpe con el lado externo del pie como si fuese un taco de billar...
Luego de ponerle tiza al taco, le pega a la carrera y la bocha agarra al arquerito valiente
Y de buena voluntad a mitad de camino.

Vuela Vuela Por El Aire Pelotita Blanca Y Cose Los Ojitos Todos Con Todos
Lo Pueden Ver Rivales Y Propios Y Todos Gritan Unos Para Sufrir De Dolor
Otros Para Sufrir De Placer.






Será un triunfo de la maldad organizada,
la represión policial general moral.

Los defensores del equipo rival, varios días antes del partido, dirán:
Orteguita... menos mal que ya no está el jujeño... la pelota va a correr
hacia el arco de ellos como por una pendiente hacia abajo. JaJaJa!!
Por fin! Vamos a necesitar delanteros y volantes ofensivos y no tanto defensor...
Y por mi posición de stopper no voy a tener que salir a buscarlo al medio...
y pegarle en los talones o en los gemelos o apoyarlo y tocarle el culito
y decirle alguna guarrada
y que el referí me cobre foul
o me llame la atención.
O en el peor de los casos, comerme un amague, y quedar pagando
y comerme las verduguedas de toda la hinchada de River.
Lo peor es que puedo quedar marcado
y en la primer cagada que me mando, el referí me raja.
Ahora, no voy a correr esos riesgos.
¡Este es el triunfo de la mala intención!
¡Viva el General Galtieri, El brigadier Rojas. El comandante Massera!
¡Que viva Lopecito Rega, el brujito de bulubú!
¡La mala intención es la resurreción! Pensemos mal. Obremos mal.!!
Hagamos trampa!!

Voy a terminar haciendo lo mismo que hice siempre y lo iré perfeccionando:
salir a tapar al medio. Copar la línea de los mediocampistas.
Anticipar. Y tocar a mis volantes, rápido.
(Con los aplausos y ovaciones correspondientes. Ah! Qué lindo es eso...)

O si recibe y domina la pelota, le pongo el cuerpo o lo empujo un poco,
para que la pierda...
Dentro de esa confianza que me caracteriza a que no me cobran nada y todo sigue igual...




Ariel Ortega, el jugador intransigente con la alegría natural
para dar lujos y felicidad a la tribuna.

Tu pelo turbio desarmado por el sudor
y el agua del vértigo de esa jugada
que arranca por el medio a la derecha,
en la posición de ocho (8) y terminar de siete (7).
Y dejás a los defensores, muñecos de trapo por el piso
que van a salir en la Olé del domingo, arrastrándose por el pasto,
haciendo los gestos del ahogado ridículo con el agua a la cintura
en la primera rompiente del mar,
y ellos piden por favor que te apiades de ser un animal malabarista de los pies
y que termines de hacer esos pasos pequeños combinados con pasos dobles, largos, precisos y los cambies con un giro, un cambio de dirección
y los defensores y el cinco (5) se quedan fundidos como máquinas obsoletas del siglo XIX,
y se les quedan las piernas anudadas de tanto amague,
y la tribuna se cae adentro del rectángulo verde,
y los alambrados de algunas canchas de los clubes más humildes
se hinchan de embarazada de pelota de fútbol,
la panza de la tribuna popular se viene en avalancha y nadie se lastima
nadie se cae es una sensación de bajar escaleras en la magia frenética apasionada
de un quiebre en la continuidad narrativa de la jugada.
Y en un grito enloquecido de repente te ves ahí abajo a ras del piso
y te das vuelta y mirás para arriba y no entendés.
Bajaste 30 metros? Subido a qué?
Ortega hizo una magia y te desapareció de allá arriba y te materializó acá abajo.

Las línea de cal, las líneas de los corazones y sus venas
sus arterias trenzadas de colores
en la franja roja
entrecruzada desde allá arriba de la popu
hasta acá abajo, hasta el área chica rival.
Todo lleva tu franja.
Todo llevará tu franja de prócer gallináceo de selección argentina.
Mi amado Ortega burro celestial iluminado por la creación de dios.

Cuando te veo con la pelota en los pies me digo: Dios debe existir.

Todo llevará tu franja de jujeño de puna de Atacama.
Los cerros, las quebradas, los Valles Calchaquíes.
La Puna. Salta y Bolivia.
El macizo de Atacama que nos une a Bolivia, Chile y Perú.
También nos une al macizo de Brasilia.
Ronaldinho en su casa de Río,
en su infancia tenía un poster, en su cuarto de adolescente,
del mejor Ortega en la selección de Basile.
Todo llevará tu franja en el fútbol argentino, de selección argentina
de Daniel Alberto Pasarella de Alfio Basile
de Marcelo Bielsa.





buenosayres miserable
del 25 al 29 de agosto de 2008

No hay comentarios: