Las visitas son de:

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.
Es mi hermano Javier Ardanaz presentando su disco.

Alejandro y la osa en el taller. Video de la nación (viva Perón, carajo!!)

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.
Vista de algunas pinturas realizadas por los niños del lugar.

Eloísa y Yiyi Jambo.

Eloísa y Yiyi Jambo.
Stand de feria del libro de Asunción.

Stand Feria de Asunción.

Stand Feria de Asunción.
Talleres de pintura y armado de libros.

Con Arami Mburucuyá.

Con Arami Mburucuyá.
En Paraguay, localidad de Luque en el fondo de la casa de Meza.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.
El poeta frente al diseño del stand en Asunción.

Eloísa en Asunción.

Eloísa en Asunción.
Foto parcial del stand compartido con Yiyi Jambo.

miércoles, 16 de julio de 2008

Medios de sometimiento y esclavitud en un partido de basquet.
Solamente, hay que ver y escuchar la NBA.





Detroit Pistons mueve la pelota.
Juego perimetral.
Los pivots de espaldas al aro y un lanzamiento de tres puntos.
Uno más. Un tanto más para Detroit.
Adelante Detroit,
luego de ir perdiendo en los otros tres cuartos.
Se recuperó e hizo valer su condición de local, su capacidad y experiencia.

Hace muchos minutos que Chicago no convierte
con lanzamientos desde cancha.
El tiempo es
una medida,
una marca,
que se desvanece en un papel,
en un reloj
con intención de estropear algún
segundo para llegar
a la marca del rival.
Falla Webber y el equilibrio defensivo protege la falta de pelota.
La veteranía del equipo de Detroit frente a la juventud de los Bulls.
Casi los cinco jugadores de Bulls metidos en la pintura.
Ellos no son artistas plásticos minimalistas, ni expresonistas, ni performers,
no están interesados en el espesor de la capa celeste y blanca
que cubre “la llave”;
se paran a la intemperie, en el partido,
envueltos en la seguridad o la fe plena de que la pelota anaranjada
les va a caer en las manos, luego del tumulto del avance.
Encesta Rashid (de los Pistons) y se va delinando el final con los Pistons igualados,
y ahora hay tiempo muerto.

Vamos a la pausa y regresamos.


Alguno de los dos va a ganar por la mínima diferencia.






Rashid Wallace, Trence Billups.
Ben Wallace, Cris Webber, Heinrich,
Hamilton.
Prince
.






En realidad,
faltan segundos,pero los comentaristas argentinos del básquet norteamericano,
elaboran en sus mentes ilimitadas de dependencia y fantasía
por el roce deportivo,
los quince segundos finales de estos jugadores que tienen su primer temporada defendiendo el título de campeón en la NBA.
Sus culos periodístico-deportivos se fruncen
en la veneración a esas moles de ciento veinte kilos y millones de dólares.
Sus testiculos,
cuando no están laxos y apretados debajo de sus abductoes de la pierna,
se suben hasta la garganta y vuelven a bajar hasta debajo de sus nalgas cuando los muchachos negros hacen alguna exquisitez o tiran alguna cortina para otro compañero que lance de tres y algún rival termine estampado contra alguna forma de bloqueo.

Ben Wallace no firmó su contrato de treinta y ocho millones de dólares con los Detroits Pistons y se fue a los Chicago Bulls por sesenta.
T r e i n t a...
y o c h o...
S e s e n t a...
(Me cago en Dios! Cuesta creer el despilfarro de guita. No me cabe ninguna duda: no tienen perdón. Se la pasan crendo ligas de protección, de liberación,
de ayuda, de cuanta poronga les venga bien para blanquear...
Y con la guita de la venta de cabotaje de un jugador de la NBA podrían calmar
el hambre, en una parte (de la que son reponsables),
de algún país africano o árabe. Aunque sea por un par de años de fideos
o arroz. (No digo leche ni medicamentos...)
Yanquis:
son lo más
reverendo
hijos de remil-puta
imperialistas
asesinos
de pueblos esclavos de su propio imperio.
Me cago mil veces en sus egos. Quiero que se mueran todos de cáncer.)

La obscenidad del dinero
(cuando transita hacia la reproducción del sometimiento y la esclavitud)
ya ha borrado toda marca con lo pornográfico.
El pueblo yanqui;
alimentado y excitado en la competencia insaciable feroz del mercado;
no se conforma con las posesiones y su expansionismo en el mundo,
ni con divulgar y hacer ostentación de los logros capitalistas;
sino que los reproduce a través de los medios locales públicos
como algo que es un ejemplo y que merece ser copiado.

Faltan 8 segundos.
Faltarán 2. Y cada vez menos.

Billups se carga el equipo al hombro.
Falla el lanzamiento de tres, a pesar de tirar bien parado con el cuerpo bien balanceado. Falla.
El imponderable es una canción que no discrimina a nadie. Africanos negros, amarillos asiáticos, aborígenes sudamericanos y centroamericanos, árabes triguegeños. Desazón. Y tiempo muerto.
Los entrenadores juegan con los cálculos en el desplazamiento de los sentidos.
Los recursos atléticos de dos metros y cien kilos en el banco.

Carlitos Delfino, nuestro coterráneo, ayuda base de la selección nacional.
Compañero de Manu y Oberto (ahora en lo Spurs)
y Nocioni (en Chicago, pero lesionado)
jugó en ratito. Un par de minutos.

Vamos a la pausa y regresamos.

Los Pistons y los Bulls se están enfrentando por primera vez desde el traspaso de Ben Wallace a las filas de los Bulls. La gente en el estadio de los Pistons lo silva y lo insulta cada vez que toca la pelota.
Ben es un negrote enorme que se peina con los pelos parados como el productor de box... King... (Freddie King?, Albert King?, B.B.King?, Martin Luther King?, Nat King Cole? King Kong?...).
Parece un edifio de cinco pisos, negro, con cara de dolor de hígado.
Mide más de dos metros de alto y de ancho como uno y medio, sin contar el espesor... Y debe pesar más de cien kilos.
Si te lo llevás por delante, a la carrera; por ejemplo, al quedar atrapado en una cortina; es como golpear contra el suelo, luego de caer desde un cuarto piso.
Es llamativa la soledad de Wallace en la ofensiva, debajo del cesto,
como esperando el desove del culo gigante del aro del estadio,
como un pato salvaje meditativo.
Los Pistons van a ganar...

Ganaron...!

El ex – campeón. El mejor de la conferencia del este. Hizo valer su localía.

Muchas gracias por acompañarnos, nos volvemos a ver el próximo domingo
por la televisión pública.










26-02-07
Buenosayres miserable

No hay comentarios: