Las visitas son de:

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.

No es Luca cantando en la orquesta de Troilo.
Es mi hermano Javier Ardanaz presentando su disco.

Alejandro y la osa en el taller. Video de la nación (viva Perón, carajo!!)

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.

Stand de Eloísa en la feria del libro de Asunción.
Vista de algunas pinturas realizadas por los niños del lugar.

Eloísa y Yiyi Jambo.

Eloísa y Yiyi Jambo.
Stand de feria del libro de Asunción.

Stand Feria de Asunción.

Stand Feria de Asunción.
Talleres de pintura y armado de libros.

Con Arami Mburucuyá.

Con Arami Mburucuyá.
En Paraguay, localidad de Luque en el fondo de la casa de Meza.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.

El poeta paraguayensis Edgar Pou.
El poeta frente al diseño del stand en Asunción.

Eloísa en Asunción.

Eloísa en Asunción.
Foto parcial del stand compartido con Yiyi Jambo.

miércoles, 16 de julio de 2008

Epítome.
(Cortar, abreviar.) Después de repetir muchas palabras,
volver a las primeras para lograr mayor claridad.



1 - Mate con Don Satur.

Usted,
Señor Donsa,
que es el dueño ocasional
de esa saliva transparente almibarada
fresca resbaladiza sabrosa,
y que también su reflejo, se aproxima a esos labios
chiquitos inquietos
tan masticables.
Todos sus gestos pierden mi forma.
Los mapas de la dignidad del hombre me acompañan ilegibles, indescifrables.
Pero siempre la compostura me soporta.
Y siempre la velocidad de mis pensamientos
me explican lo que soy más allá de las palabras.
Señor Donsa, lo que debería ser para siempre es mi mordida en su piel,
es el hambre calcado en cada porción de su carne.
Es la espuma saliendo de mi boca.
¿El despertar de una siesta y estar sentado frente a ella
en un patio de tierra debajo de los árboles;
es de este mundo o me estaré por morir?

Hay perros que se la pasan chumbando, piden su comida.
Es la hora de la comida de los conejos y los pollos, que no dicen nada.
El vecinito mogólico de enfrente juega en la calle desierta a la pelota,
con una Nike roja fosforescente. Tiene veinte años.
Su mamá se murió hace diez días.
Vive con una tía.




Punto 2 - Dove.

Calor.
Estoy sofocado por la temperatura
y la emoción.
Me voy despertando de a poco, y de a poco voy entrando en otro sueño.
Es al revés, porque salgo de la siesta
y no comprendo
por qué estoy en un patio bajo los árboles con vos enfrente tomando mate.

Una manada
de jabalíes
se está muriendo
poco a poco
debajo
de mi brazo, en mi axila.

Una gran parte de esa manada ya está totalmente muerta
y se está empezando a pudrir.
Te entrego mi corazón de luchador y caballero andante,
como una masa de carne roja brillosa fosforescente como una pelota Nike,
para pedirte que me prestes tu desodorante.
Te explico que mi higiene tiene vencimiento.
Y tenés para ofrecerme solamente desodorante de mujer. Dove.
Así que entro al baño como quien entra en una página
de una novela naturalista francesa del siglo diecinueve
y Dove pasa por mi axila, inmediatamente como si no mediase asombro, placer, admiración.
Su bolillita transparente pegajosa como esperma de becerro
criado en champs elysees, rueda fratachando los pelos de mi sobaco inmundo,
por encima de los jabalíes muertos y en descomposición.
Ellos apenas se resisten.
Porque están sueltos en el perfume de tu piel de mujer. Vuelven a pastar y a correr en la pradera verde.
Sienten que vuelven a nacer. O no.
Una lengua se extiende por los pelos debajo de mi brazo.
Y es tan alucinante la fragancia, que la naturaleza toda junta
se amontona en mi paladar y me golpea el lóbulo frontal por dentro.
Me baila un malambo en el corazón.
La pasión de la tarde se sienta a mi lado,
bajo los árboles
para seguir tomando mate.
¿Cuando Dove está en tu piel,
será tan implacable para mis sentidos
como cuando se manifiesta sobre la fauna
desgarradora y muerta de mi axila?











Punto 3 – Repensamientos en la rueda calurosa de marzo,
atravesado por la fatiga del deseo y la fauna descompuesta.


Dove es la piel de la tarde.
Dove, confieso que ya estoy sobrevolando la casa pequeña,
el patio de tierra, la higuera.
Los perros atados pidiendo comida.
Veo la mesa con el termo y el mate.

¡Cuántos volúmenes de erotismo!
¡Qué necesidad hay en todo este universo!
Tan erotizantememente,
tan placenteramente,
cada papila gustativa de mi lengua.
¡Cuánta es la medida de inocencia de tu cuerpo que se ampara en Dove!
¡Cuánta potencia destructiva tiene Dove para romperme el cuerpo
como una hoja seca!
Entrego todo mi ser a la zona de alto riesgo de tu Dove.
Oh! Dove magnífico, implacable,
astuto, salvaje,
y brutal.
¿Por qué no te apiadas de mi insignificancia de hombre citadino,
y de mi vocación a olvidarme de imaginar el sabor de ese cuerpo
para volver a soñar, luego?
¡Cuántas llamaradas femeninas de necesidad de afecto
en la estela cristalina de tu furia!
¡Dove, no eres inocente!
¡Incendias todos mis sentidos
por todos los intentos de entrar en tu fragilidad!
¡Dove es la palabra de ensueño que me dice tu cuerpo!
¡Dove es la flor que entra en mis fosas nasales!
¡Dove verbaliza con los pétalos de las flores lo que calla tu boca!
Me recorre y me asfixia.
Me provoca y me insulta.
Me desmembra y me socorre.

Soy tupac-amaru pegado con la gotita.




Del 20 al 26 de marzo de 2007
llegado de miramar hace horas
buenosayres miserable

No hay comentarios: